Un detalle delicado, en tu jardín o en el interior de tu casa. Las rosas Rococò o Miniatura son bellas, y de gran colorido y fresco aroma. Sus multiples pétalos y pequeñas flores las hacen muy decorativas a la hora de elegir un esquema para diseñar y dar color al espacio que elijas. Veamos algunos de sus cuidados:

 

 

– El secreto del cultivo del rosal en interior es que tenga mucha luz y alta humedad en el aire (para nada un ambiente seco).

– Para conseguir humedad ambiental, pon la maceta sobre un plato con gravillas mojadas (sin que toque la base de la maceta agua, se pudriría) y aléjala de la calefacción (en su caso).

– Colócala en una habitación muy iluminada. En el exterior, al sol-sombra, no a pleno sol todo el día.

– Plántalo en macetas profundas, con drenaje al fondo y un sustrato ligero y muy fértil.

– Resulta muy sensible al pulgón, araña roja y al hongo oidio. Cuidado con ellos.

– Abona de forma regular durante la floración.Por ejemplo, cuando riegues es bueno añadir un poco de fertilizante líquido al agua.

– Si está dentro de casa, cuando acabe la floración, lleva al exterior y semisombra.Y en invierno pásalo al interior.

– La planta tiene un período de reposo. Debes mantenerla en un sitio tan fresco como puedas y con poco agua, pero a salvo de heladas.

– No vuelve a desarrollar flores. Trasládala al exterior en un lugar aireado y soleado para estimular la floración.

– La poda consiste en reducir su altura aproximadamente a la mitad.Quita las flores marchitas.

Escrito por Ernestina Claverie para Decocasa.

Fuentes: Infojardin, Facilicimo